Pánico

lentamente caminé para entrar en tu habitación, como un pequeño animal, sin hacer ruido, poniendo especial cuidado en las pisadas sobre la alfombra, deslizándome en tu espacio procurando no perturbar la atmósfera a tu alrededor, casi tardé un siglo en avanzar hasta el pie de tu cama, sin respirar, deteniendo los latidos del corazón y evitando que mi ropa siquiera sonara por el aire del recinto. ahora te observo, duermes, respiras de manera entrecortada y tu cuerpo se recoge y tiembla cada cierto tiempo.
Pienso que has dormido por días enteros, mi espera al pie de tu cama ha sido eterna, sin pensar, de un momento a otro tomo la tenue sábana que cubre tu desnudez y la halo hacia mi, de la nada, tu piel trasparente empieza a tomar el color de la luna que se entromete por la ventana, adquieres esa palidez que asusta, pero el rojo carmín de tu boca hace que tu rostro sea una bizarra muestra de belleza.

He decidido no destaparte completamente, incluso uno de tus pezones sigue tapado por un borde de tela que pretende aferrarse a él como lo haría mi boca, duermes y en tus sueños te estremeces por el toque imaginario de un amante, sueñas con la boca de alguien mas mordiendo tu piel, y sin embargo susurras mi nombre…

mi mano aprieta el cuchillo…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: