Un impulso

Cierras los ojos y aprietas los puños, tiemblas toda y tu boca se tuerce en un gesto de dolor, no puedes contener el impulso de gritar, de repente te elevas por sobre la tierra levemente abandonando tu naturaleza terrenal y confundiéndote con las nubes respiras profundamente el aire de la mañana que condensa el rocío sobre tus cabellos, estiras todo tu cuerpo de forma que la luz del sol anaranjado lentamente calienta toda tu piel, sin olvidar tu desnudez, el paisaje se hace inenarrable viendo tu transfiguración en ave del paraíso.

vuelas…

exhalas un grito de furia…

vuelves a ser terrena…

te abrazo, y volvemos por el camino hacia la ciudad que contiene su ira y sus impulsos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: